3 febrero, 2023
  • Inicio
  • Arte
  • Dos retratos de Goya podrían superar su récord hoy en Nueva York
Arte Cultura

Dos retratos de Goya podrían superar su récord hoy en Nueva York

Un par de retratos de una madre y su hija retratadas por Goya saldrán a subasta en un solo lote en una subasta en la sala Christie’s de Nueva York que se celebrará hoy. Parten con un precio estimado de entre 15 y 20 millones de dólares. Son propiedad de una colección particular de Londres. Estos óleos sobre lienzo, fechados en 1805, podrían suponer un nuevo récord para Goya, superando así los 7,9 millones de dólares pagados por ‘Suerte de varas’.

Las damas retratadas por Goya son María Vicenta Barruso Valdés, de 15 años, y su madre, Leonora Antonia Valdés de Barruso. El primero, firmado, fechado y con la inscripción ‘D. a María Vizenta / Baruso Valdés. / P. r F. co Goya año 1805’ (abajo a la izquierda, en el reposabrazos del sofá); el segundo, firmado, fechado e inscrito ‘D. a Leonor Valdes / de Barruso / Por F. co Goya año / 1805’ (abajo a la derecha). Miden 105,4 por 84,4 centímetros cada uno.

Ambos retratos se exhibieron en 2008 en el Museo del Prado como parte de la exposición ‘Goya en tiempos de guerra’

Las dos posan sentadas luciendo vestidos de corte imperio y flores en el cabello. La madre tiene un abanico en la mano, mientras que la hija tiene un perro pequeño en su regazo. En el brazo derecho esta luce un brazalete y un anillo en el dedo meñique. Se cree que aludía a su boda con su primo Francisco Javier Valdés Andayo. Leonora, nacida en San Andrés de Linares (Asturias) en 1760, se casó hacia 1789 con Salvador Anselmo Barruso de Ybarreta, comerciante textil, que participaba en los trabajos de las Reales Fábricas de Sedas, Oro y Plata. Se habían establecido en Talavera de la Reina, cerca de Toledo, bajo los auspicios de Fernando VI. Tenía cuarenta y cinco años cuando Goya retrató a Leonora.

Ambos fueron encargados en 1805 por Salvador Anselmo Barruso de Ybaretta, marido de Leonora y padre de María Vicenta, y por descendencia pasaron a su nieto, Salvador Valdés y Barruso (1807-1868), madrileño, hijo de María Vicenta. Muy probablemente, poco después de su muerte en 1905, los cuadros fueron adquiridos en Madrid por el modisto francés Pierre Stanislas O’Rossen (1864-1933). O’Rossen vivió un breve período en Madrid, donde se casó con su primera esposa, Gracieuse Pennes, en 1899, y seguramente, de esta forma, se habría familiarizado con la obra de Goya. De hecho, su colección de pinturas incluía varios cuadros del artista. Los retratos de las Barruso se vendieron en una subasta en París, donde fueron adquiridos por Agnew y posteriormente por los actuales propietarios.

Ambos retratos se exhibieron en 2008 en el Museo del Prado como parte de la exposición ‘Goya en tiempos de guerra’. Según los estudios de Manuela Mena, estos retratos se pueden considerar como los primeros retratos de mujeres de la burguesía.

Los retratos pueden contarse entre las pocas parejas de retratos del artista que quedan en manos privadas (sobre todo fuera de España), y son la única pareja de este tipo que representa a dos mujeres. Ambos lienzos se conservan en un buen estado de conservación. Están forrados, tienen un barniz fino, relativamente nuevo y un pequeño retoque.

Representan un punto de inflexión en el mecenazgo de Goya a principios del XIX: había un creciente deseo de las clases medias de retratos del pintor

Estos retratos marcan un momento crucial en la carrera de Goya y representan el comienzo de un período de creciente libertad artística. Desde su nombramiento como primer pintor de Corte del Rey Carlos IV (1748-1819) en abril de 1789, cargo que le reportó gran fama y reputación, Goya había trabajado casi exclusivamente por encargo de la Corte del Rey y la nobleza española. Sin embargo, durante la primera década del siglo XIX, la práctica del pintor se alejó cada vez más de la Corte para abarcar un grupo más diverso de mecenas. Los retratos de María Vicenta Barruso y su madre se encuentran entre los primeros del artista en representar a mujeres de la burguesía.

Representan un punto de inflexión crucial en el mecenazgo en expansión de Goya a principios del siglo XIX, mostrando el creciente deseo de las clases medias de España de retratos del pintor, anunciado como el ‘Apeles de España’. En su elección de artista y en la forma en que son representadas, los Barruso evidentemente deseaban alinearse con la aristocracia. Ambas están vestidas a la última moda de la época con vestidos de línea imperio de talle alto, un estilo que se popularizó en Francia a fines de los años 1780 y 1790 y que en los primeros años del siglo XIX, se había adoptado en toda Europa. Además, con sus atributos de damas ociosas (el perro acicalado a la moda y el abanico profusamente decorado).

En su regazo, María Vicenta sostiene un pequeño perrito faldero que lleva un gran collar, adornado con grandes tachuelas doradas. Se trata probablemente de un bichón frisé, una raza popular entre las altas esferas de la sociedad española de la época. De hecho, varios perros muy similares aparecen en varios otros retratos de Goya, quizás el más famoso en el retrato de la duquesa de Alba vestida de blanco que se halla en la Colección de la Casa de Alba.

Los únicos retratos de modelos burgueses que precedieron a los cuadros de Barruso fueron los de Bartolomé Sureda y su esposa

La presentación de los retratos de la madre y la hija de Goya es muy inusual. Si bien las imágenes de padres e hijos retratados juntos abundan a lo largo de la historia del arte occidental, no hay precedentes en el caso de Goya. Más llamativo aún es el hecho de que María Vicenta se sitúe a la izquierda (y por tanto a la derecha de su madre), posición que tradicionalmente asume la figura más importante de una pareja. Esta ubicación proporciona, tal vez, una idea de su función. Poniendo énfasis en la hija elegante y exquisitamente vestida, los retratos pueden haber tenido el objetivo de promocionarla como una novia elegible para los posibles pretendientes.

Quizás los únicos retratos de modelos burgueses que precedieron a los cuadros de Barruso fueron los de Bartolomé Sureda y su esposa de origen francés Teresa Sureda (ambos en la National Gallery of Art, Washington), pintados hacia 1804. Los retratos de las Barruso marcan el comienzo de lo que puede considerarse como una serie de retratos clave, pintados entre 1805 y 1806 aproximadamente, que representan a mujeres burguesas.

La técnica pictórica expuesta en sendos retratos es «de una maestría soberbia«. Goya rondaba los sesenta años cuando los pintó. Destilan la confianza de la mano de un maestro experimentado. No hay una pincelada de más, ni ninguna vacilación.

La entrada Dos retratos de Goya podrían superar su récord hoy en Nueva York se publicó primero en Cultural Cava.

Related posts

Se amplía la etapa de inscripciones para el Carnaval del Fin del Mundo 2022

Noticias al Momento

Cinco librerías competirán por un premio a la difusión de la literatura y el pensamiento

Noticias al Momento

Gabriela Mayer: “El periodismo y la literatura son como orillas del mismo río”

Noticias al Momento